Archivo de la etiqueta: Catholic Church

ADUNIS (ALI AHMAD SAID ESBER).”POETA Y ENSAYISTA SIRIO”

El Líbano visto desde el cerro de La Polka.

El Líbano visto desde el cerro de La Polka. (Photo credit: jhduarte)

Junoon rehearsing before a concert. Visible fr...
Junoon rehearsing before a concert. Visible from left to right are; Ustad Ashiq Ali and Salman Ahmad. (Photo credit: Wikipedia)

Junoon rehearsing before a concert. Visible from left to right are; Ustad Ashiq Ali and Salman Ahmad. (Photo credit: Wikipedia)

Las casas de la población civil libanesa fuero...Las casas de la población civil libanesa fueron el objetivo prioritario del ejército de los ocupantes de Palestina (Photo credit: Paz Ahora)

Paris Sunset from the Louvre windowParis Sunset from the Louvre window (Photo credit: Dimitry B)

The Catholic Church of Latakia
The Catholic Church of Latakia (Photo credit: Wikipedia)

The Catholic Church of Latakia (Photo credit: Wikipedia)

Taracea de GranadaTaracea de Granada (Photo credit: Landahlauts)

ADUNIS

20080807_231824_adonis01

Ali Ahmad Said Esber1 (Al Qassabin1 de enero de 1930), conocido por su seudónimo Adonis o Adunis,2 es un poeta y ensayista sirio.

Adonis ha desarrollado su carrera literaria principalmente en el Líbano y Francia. Ha publicado más de veinte libros de poemas en árabe, y es considerado desde hace varios años uno de los aspirantes a obtener el Premio Nobel de Literatura.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

 

adonis

Biografía

Adonis nació en el norte de Siria, en una familia alauí. Durante su infancia trabajó en el campo, pero ya en aquella época su padre le recitaba poesías, que le hacía memorizar. Adonis pronto mostró facilidad para la composición, y en 1947, con 17 años, tuvo la oportunidad de recitar un poema delante del presidente sirio Shukri al-Kuwatli; esto supuso su ingreso en una escuela de Latakia y después en la Universidad de Damasco, donde se licenció en Filosofía en 1954.

Pese a lo que se ha afirmado, el seudónimo de Adonis no se lo impuso el líder del nacionalismo sirioAntun Saadeh, sino que fue el propio Ali Ahmad quien lo eligió tras haber visto sus obras rechazadas en varias revistas bajo su nombre real. En 1955, Said estuvo preso durante seis meses por ser miembro del Partido Social Nacionalista Sirio. Tras su liberación, se instaló en Beirut, donde fundó, junto con el poeta Yusuf al-Khal, la revista Shi’r (‘poesía’). A partir de este momento, Adonis abandonó el nacionalismo sirio, para abrazar elpanarabismo, al tiempo que renunciaba a buena parte de la carga política en sus obras.

English: Antun Saadeh - Syrian intellectual an...English: Antun Saadeh – Syrian intellectual and founder of the SSNP. (Photo credit: Wikipedia)

Said recibió una beca para estudiar en París entre 1960 y 1961. Entre 1970 y 1985 fue catedrático de literatura árabe en la Universidad del Líbano. En 1976, fue nombrado profesor invitado en la Universidad de Damasco. En 1980, emigró a París para escapar de la Guerra Civil Libanesa, y durante unos años fue profesor en la La Sorbona y en el Colegio de Francia.6

tumblr_m76fmqFggf1raymmyo1_250

ADUNIS

FUENTE: http://zonaliteratura.com

 

ALGUNOS POEMAS DE ADUNIS

Homenaje a ellos

¡Qué veloz es la bala!
No obstante, jamás llegará.

Están sentados-
sus pestañas son velas,
sus manos restos de navíos.

De vez en cuando
el cielo envía un ángel para visitarlos
mas éste se pierde por el camino.

Avanzo en su dirección.
Entre ellos, muerta, una mujer a la que amé.
Entre ellos, un niño que se parece a mí.

Aprenden el alfabeto de las olas
para leer las playas.

Tu pálida imagen
relumbra nuevamente en ellos:
¡Salve! Feminidad de la tierra.

Sin embargo…
No veo en sus heridas ninguna rosa
y las estrellas, sobre ellos, permanecen blancas.

Intentó cruzar la calle:
no pudo andar por la sombra
ni pudo andar por el sol
ni halló, entre ambos, camino.

El día se inclina,
el cielo se acurruca
y el sol
se contenta con ser bastón
para el viejo vendedor de fruta.

Se ahoga al recordar.
Se ahoga al intentar olvidar:
es un infierno que se devora.

El humo es tinta
que escribe el tiempo.

Calle-
templo que se apoya en las muletas de sus oraciones.

De las ventanas cuelgan espectros
que no son ni cuerpos ni ropajes.
Preguntad a la silente misa
que flota sobre los escombros.

El tiempo corre a mi lado
en una pesadilla que improvisa el camino.

La ceniza
que ha devorado a los muertos
no se acuerda de ninguno.

El cielo afirma que desciende
y camina entre la gente.
Tal vez sea cierto
mas yo no lo veo.

Con hilos de rosa
amarraban la muerte
y la arrojaban al regazo del agua.

Despojos de figuras en el cuerpo del aire:
son los hijos del Líbano
que embellecen el libro de la tierra
y enmiendan el horizonte.

Si el mar envejeciera
elegirá Beirut como recuerdo.

A cada instante la ceniza demuestra
que es el palacio del futuro.

Desesperado,
hasta el aire se dispone
a tender el cuello a cualquier asesino.

Rebaños de sangre
pastan por la superficie de la tierra.

¿Cómo podrá cicatrizar esa herida?
¿Y cómo podría alumbrarse de otra?

Versión de María Luisa Prieto

La herida

I
La hoja dormida bajo el viento
es un barco para la herida.
El tiempo perecedero es la gloria de la herida,
y el árbol que sube por nuestras cejas
es un lago para la herida.

La herida está en los puentes
cuando se alarga la tumba,
cuando se alarga la paciencia
entre los bordes de nuestro amor y nuestra muerte.
La herida es un gesto.
Está en las travesías.

II
A la lengua de timbres asfixiados
yo le otorgo la voz de la herida.
A la piedra que viene de lejos,
al mundo seco, a la aridez,
al tiempo transportado en camilla de hielo,
le enciendo el fuego de la herida.
Y cuando la historia arda en mis vestidos
y las uñas azules crezcan en mi libro.
Cuando le grite al día:
¿quién eres tú?,
¿quién te ha arrojado en mis cuadernos
y en mi tierra virgen?,
notaré cómo brillan en mis cuadernos
unos ojos de polvo.
Oiré decir a alguien:
Yo soy esa herida que comienza a crecer
en tu historia pequeña.

III
Te he llamado nube,
¡oh herida y paloma del adiós!
Te llamé pluma y libro.
Y es ahora cuando empiezo a dialogar
con la lengua hundida
en las islas viajeras,
en el archipiélago de la vieja caída.
Es ahora cuando enseño a dialogar
al viento y las palmeras,
¡oh herida y paloma del adiós!

IV
Si en el país de los espejos y los sueños
tuviera un puerto.
Si poseyera un barco
y los restos de un pueblo.
O una ciudad tuviera
en el país del llanto y de los niños.

Haría con todo ello
una limpia canción para la herida.
Aguda como flecha
que traspasara árboles,
piedras y firmamentos.
Tan tierna como el agua.
Igual que la invasión,
desafiante,
atónita.

V
Llueve sobre nuestros desiertos,
¡oh mundo engalanado del sueño y la nostalgia!
Llueve, y agítanos, a nosotros, que somos
palmeras de heridas.
Y pártenos dos ramos
de un árbol enamorado del silencio de la herida,
de un árbol que vele sobre la herida
con las cejas y las manos arqueadas.
¡Oh mundo engalanado del sueño y la nostalgia!
¡Oh mundo que me cae sobre la frente!,
como la herida dibujado.
No te acerques, la herida
está más cerca que tú.
No me tientes, la herida
es más bella que tú.
Y esa magia lanzada por tus ojos
sobre los reinos últimos
ha sido sobrepasada por la herida.
La pasó, sin dejar una vela seductora,
sin dejarle una isla siquiera.

Versión de Pedro Martínez Montávez

El extravío

Perdido, tiro mi rostro al polvo
y a la mañana,
lo arrojo a la locura.
Mis ojos son de yerba y son de incendio.
Mis ojos son banderas y emigrantes.

Perdido, tiro mi rostro al polvo
y a la mañana.
Nazco al fin del camino. Grito.
Y que griten conmigo el camino y el polvo.

¡Qué hermoso es que mi rostro, oh Dios,
se pierda en mí! ¡Qué hermoso que me pierda
yo, colmado de fuego!
¡Oh tumba! ¡Oh final mío
al comenzar la primavera!

Versión de Pedro Martínez Montávez

Deseo

Si me abriera sus brazos
un cedro,
entre las arboledas de honduras y de años.
Si me guardara
de las perlas y velas tentadoras.

Si yo tuviera sus raíces,
y se anclara mi rostro tras su triste corteza.

Me haría entonces nubarrones y rayos
en lontananza,
este país de confianza.

Mas todo ramo en las arboledas
de honduras y de años, viviendo yo,
es fuego sobre mi frente,
fuego de fiebre, de perdición,
que devora la tierra que me guarda.

Versión de Pedro Martínez Montávez

Espejo de una pregunta

Pregunté y me dijeron:
la rama cubierta de fuego es un pájaro,
y me dijeron que mi rostro era una ola
y el rostro del mundo espejos,
suspiros de marinero y faro.
Y vine.
Tinta era el mundo en mi camino
y cada estremecimiento una frase.
No sabía que entre nosotros
había un puente de hermandad,
de pasos de fuego y profecía.
No sabía que mi rostro
era un barco navegando en una chispa.

Versión de María Luisa Prieto

English: Natural SyriaEnglish: Natural Syria (Photo credit: Wikipedia)

English: Districts of Beirut (French)English: Districts of Beirut (French) (Photo credit: Wikipedia)

Related articles

JORGE LUIS BORGES

Stippled Borges
Stippled Borges (Photo credit: Wikipedia)

Stippled Borges (Photo credit: Wikipedia)

Español: escritor argentino jorge luis borges
Español: escritor argentino jorge luis borges (Photo credit: Wikipedia)

Español: escritor argentino jorge luis borges (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luis Borges, escritor argentino
Jorge Luis Borges, escritor argentino (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luis Borges, escritor argentino (Photo credit: Wikipedia)

JORGE LUIS BORGES

El jueves 24 de agosto de 1899 nace Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo en Buenos Aires. Su árbol genealógico lo entronca con ilustres familias argentinas que tomaron parte activa en la independencia de su país.

Uno de ellos, Francisco Narciso de Laprida,preside el congreso de Tucumán y firma el acta de independencia. Muere asesinado por los montoneros de Aldao y Borges le dedica en 1943 su Poema conjetural.

FUENTE: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

 

Jorge Luís Borges 1951
Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Allí ya se advierte esa tensión entre el fuego de las armas y el álgebra de las letras. Entre un hombre de libros y leyes y los gauchos bárbaros, quienes lo cercan con «el duro hierro». Ya con «el íntimo cuchillo en la    garganta» descubre «Un júbilo secreto. / Al fin me encuentro / con mi destino sudamericano». Surge también allí el recurrente tema del laberinto y la convicción    borgiana acerca de cómo todos los pasos que da el hombre sobre la tierra resultan vagamente inexplicables y como envueltos en el elusivo ropaje del sueño.

Español: Iglesia San Miguel "Quién como D...Español: Iglesia San Miguel “Quién como Dios?”, ubicada en Maracaibo, Venezuela. (Photo credit: Wikipedia)

Salvo en el momento de la muerte, cuando todo se aclara, ofreciéndonos la clave eludida hasta el momento. «La letra que faltaba, la perfecta / forma que supo Dios desde el principio». Las dubitaciones del azar y de la libertad aparente se cierran con ese «mi insospechado rostro eterno».

Atardecer Isla del CarmenAtardecer Isla del Carmen (Photo credit: Jaime GF)

Despedida

Entre mi amor y yo han de levantarse Trescientas noches como trescientas paredes, Y el mar será una magia entre nosotros. No habrá sino recuerdos. Oh tardes merecidas por la pena, Noches esperanzadas de mirarte, Campos de mi camino, firmamento Que estoy viendo y perdiendo. Definitiva como un mármol Entristecerá tu ausencia otras tardes.

Campos de Madridejos - NorteCampos de Madridejos – Norte (Photo credit: JOSE-MARIA MORENO GARCIA = FOTOGRAFO HUMANISTA)

Despertar

Entra la luz y asciendo torpemente De los sueños al sueño compartido Y las cosas recobran su debido Y esperado lugar y en el presente Converge abrumador y vasto el vago Ayer: las seculares migraciones Del pájaro y del hombre, las legiones Que el hierro destrozó, Roma y Cartago. Vuelve también la cotidiana historia: Mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte. ¡Ah, si aquel otro despertar, la muerte, Me deparara un tiempo sin memoria De mi nombre y de todo lo que he sido! ¡Ah, si en esa mañana hubiera olvido!

Tarde en el Inírida -Pseudo HDRTarde en el Inírida -Pseudo HDR (Photo credit: donsabas)

El amenazado

Es el amor. Tendré que ocultarme o huir. Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La Hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única. ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras, La vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó El áspero norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad, Las galerías de la biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven Amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche Intemporal, el sabor del sueño? Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo. Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz Del ave, ya se han oscurecido los que miran por la ventana, pero la Sombra no ha traído la paz. Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la Memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles. Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya los ejércitos que cercan las hordas. (Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.) El nombre de una mujer me delata. Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Quién como túQuién como tú (Photo credit: Wikipedia)

El cómplice

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos. Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta. Me engañan y yo debo ser la mentira. Me incendian y yo debo ser el infierno. Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo. Mi alimento es todas las cosas. El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo. Debo justificar lo que me hiere. No importa mi ventura o mi desventura. Soy el poeta.

S.A. Tovar y Borges en Atenas 1974S.A. Tovar y Borges en Atenas 1974 (Photo credit: Wikipedia)

El laberinto

No habrá nunca una puerta. Estás adentro Y el alcázar abarca el universo Y no tiene ni anverso ni reverso Ni externo muro ni secreto centro. No esperes que el rigor de tu camino Que tercamente se bifurca en otro, Tendrá fin. Es de hierro tu destino Como tu juez. No aguardes la embestida Del toro que es un hombre y cuya extraña Forma plural da horror a la maraña De interminable piedra entretejida. No existe. Nada esperes. Ni siquiera En el negro crepúsculo la fiera.

Uno PortUno Port (Photo credit: mctrent)

El mar

Antes que el sueño (o el terror) tejiera Mitologías y cosmogonías, Antes que el tiempo se acuñara en días, El mar, el siempre mar, ya estaba y era. ¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento Y antiguo ser que roe los pilares De la tierra y es uno y muchos mares Y abismo y resplandor y azar y viento? Quien lo mira lo ve por vez primera, Siempre. Con el asombro que las cosas Elementales dejan, las hermosas Tardes, la luna, el fuego de una hoguera. ¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el día Ulterior que sucede a la agonía.

Related articles