Archivo de la etiqueta: el verano

7 POEMAS,7 AUTORES.LITERARIO

3144d0f2b4234993a88e6e92970ccbe1

7 POEMAS 7 AUTORES

FUENTE: http://www.epdlp.com

THÉODORE DE BANVILLE

“ Hombre joven sin melancolía,
Rubio como un sol de Italia,
Guarda bien tu bella locura.

¡Es la sabiduría! Amar el vino,
La belleza, la primavera divina,
Esto basta. El resto es vano.

Ratón, hasta al destino severo:
y, cuando vuelva la primavera,
Pon las flores en un vaso.

¿El cuerpo bajo la tumba encerrado,
Qué queda? De haber amado
Durante dos o tres meses de Mayo.

“Busco los efectos y las causas”,
Nos dicen los soñadores taciturnos.
¡ Palabras! ¡ Palabras!… ¡ Recojamos las rosas!”

avery1

ACHIM VON ARNIM

“ El corazón no dista de las estrellas brillantes
que el ojo mira en la distancia, bajo los sonidos
del mundo y los silenciosos cielos. La evidencia
de una luz crepuscular en el borde de la tierra
disipa la enardecida timidez de la luminosa sangre. 

camarlench4

SVEN ANDERS HEDIN

“ Tras un viaje agotador de siete días, se sumió en el reino celestial del sueño. El verano era inminente. Decidió viajar solo hacia la última frontera que se extendía ante él, la memorable y milenaria historia de Persia, evocaciones del gran poeta Hafiz, las ruinas de Persépolis, las rosas de Shiraz, lejos de la noche y el paisaje abrumador de la nada. 

varo4

JOAQUÍN GUTIÉRREZ MANGEL

“ Que en paz descanses, linda camarada,
y que jamás nos dejes.
Sé que un día cuando se llene el aire
de banderas de rojo púrpura podrás,
tal vez, volver a estar contenta,
y una noche en que estemos todos juntos;
Manuel y Carlos Luis, Luisa y Calufa,
Guzmán y Arnoldo vuelve, regresa,
y con tu voz tan suave cuéntanos, cuentos. 

46385f4ce124d194e84658a75de13d31

JUAN DE LA CUEVA

“ Mi Musa exercitada en las montañas,
entre riscos i árboles umbrosos,
oída de las fieras alimañas,
agradable a los Faunos amorosos,
quiere salir dexando las cabañas,
las dehesas i sotos deleytosos,
a los prados de Amor donde reparte
el fuego abrasador del fiero Marte,

i assí mostrar el amoroso afeto,
la poderosa fuerça que commueve
al más altivo pecho i más quieto
que cosas no esperadas tiente i prueve;
en cuanto el ocio i el temor secreto
en que me tiene el Hado, que remueve
tantas causas de daño en daño mío,
sin dar jamás a su crueldad desvío,

quiere que aora deste tiempo duro
reduzga un breve término a la pluma,
¡ó claro Don Antonio!, i qu’el seguro
temor espela i sossegar presuma,
porqu’el desseo i ánimo tan puro
que mueve a mi desseo no consuma
el voraz tiempo con oscuro olvido
siendo en Letheo a fuerça sumergido.

Por esso, gran señor, quitad d’en medio
un solo punto el velador cuydado,
solicitando a bueltas el remedio
qu’el Cielo tanto tiempo m’á negado,
i del govierno qu’es a tantos medio
os mostrad (a me oír) desocupado:
no porqu’el baxo acento lo meresca,
mas porque yendo a vos jamás peresca.

I el Cielo dando a mis trabajos buelta,
venido el tiempo que desseo tanto
en que mi opressa libertad sea suelta,
por vuestra mano dando fin al llanto,
dexada la fatiga en que rebuelta
vive mi alma, en numeroso canto
celebraré vuestro glorioso nombre,
qu’en toda parte toda gente nombre.

Mas ya qu’el tiempo aora me lo impide
i el horrible temor me corta el hilo,
pues él me lleva i él mis passos mide
dando al sugeto acomodado estilo:
recebid los suspiros que despide
Alción, oíd su llanto, ved que un Nilo
se buelve en su amorosa fantasía
siguiendo en soledad mi compañía. “

Español: Entrada de Jesús en Jerusalén - Toled...Español: Entrada de Jesús en Jerusalén – Toledo, España. (Photo credit: Wikipedia)

FADWA TOUQAN

“ Señor, padre del Universo
Las fiestas de Jerusalén han sido crucificadas
Este año.
En tu día,
Todas las campanas, Oh Señor
Están silentes!
Ellas han sonado durante dos mil años
Pero ahora
Están confundidas
Las cúpulas sombrías
Terribles noticias nos arrollan
Jerusalén se lamenta
En la cruz
Jerusalén se desangra
En las garras de la tortura. 

Andalusian poet Rafael Alberti in Madrid, Spain.Andalusian poet Rafael Alberti in Madrid, Spain. (Photo credit: Wikipedia)

RAFAEL ALBERTI

“ Las tierras, las tierras, las tierras de España,
las grandes, las solas, desiertas llanuras.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
al sol y a la luna.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
A corazón suenan, resuenan, resuenan,
las tierras de España, en las herraduras.

Galopa, jinete del pueblo
caballo de espuma
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu notura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo
que la tierra es tuya.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar! ”

friedrich4

Related articles
Anuncios

JORGE GUILLÉN.”LA POESÍA PURA EN ESPAÑA”

129 - JORGE GUILLEN

JORGE GUILLÉN

3427903219_1899fea49c

TAN CORTA COMO ES LA VIDA,AÚN LA ACORTAMOS MÁS POR EL INSENSATO DESPERDICIO DEL TIEMPO. VICTOR HUGO

JORGE GUILLÉN

FUENTE: http://amediavoz.com

 

RESEÑA BIOGRÁFICA

Poeta español nacido en Valladolid en 1893.
Estudió Filosofía y Letras en Madrid, aunque se licenció en Granada en 1913. Fue lector de español
en La Sorbona entre 1917 y 1923 y Catedrático de Lengua y Literatura Españolas en Oxford.
Durante la guerra civil estuvo preso, logrando salir de España en 1938 para establecerse en Estados Unidos.
Fue profesor de varias universidades americanas, especialmente en la Universidad de Harvard.
Al morir Franco se estableció de nuevo en España donde obtuvo el premio Cervantes en 1976.
Se le considera el principal representante de la poesía pura en España.
Falleció en Málaga en 1984.   ©

FOTO ELSA GUILLEN

Advenimiento

¡Oh luna, cuánto abril,
qué vasto y dulce el aire!
Todo lo que perdí
volverá con las aves.

Sí, con las avecillas
que en coro de alborada
pían y pían, pían
sin designio de gracia.

La luna está muy cerca,
quieta en el aire nuestro.
El que yo fui me espera
bajo mis pensamientos.

Cantará el mi señor.
En la cima del ansia.
Arrebol, arrebol.
Entre el cielo y las auras.

¿Y se perdió aquel tiempo
que yo perdí?. La mano
dispone, dios ligero,
de esta luna sin año.

guillen

Amor dormido

Dormías, los brazos me tendiste y por sorpresa
rodeaste mi insomnio. ¿Apartabas así
la noche desvelada, bajo la luna presa?
tu soñar me envolvía, soñado me sentí.

Jorge Guillén-10-1978-2

Anillo

Ya es secreto el calor, ya es un retiro
de gozosa penumbra compartida.
Ondea la penumbra. No hay suspiro
flotante. Lo mejor soñado es vida.

El vaivén  de un silencio luminoso
frunce entre las persianas una fibra
palpitante. querencia del reposo:
una ilusión en el polvillo vibra.

Desde la sombra inmóvil, la almohada
brinda a los dos, felices, el verano
de una blancura tan afortunada
que se convierte en sumo acorde humano.

Los dos felices, en las soledades
del propio clima, salvo del invierno,
buscan en claroscuros sin edades
la refulgencia de un estío eterno.

Hay tanta plenitud en esta hora,
tranquila entre las palmas de algún hado,
que el curso del instante se demora
lentísimo, cortés, enamorado.

¡Gozo de gozos: el alma en la piel,
ante los dos el jardín inmortal,
el paraíso que es ella con él,
óptimo el árbol sin sombra de mal!

Luz nada más. He ahí los amantes.
Una armonía de montes y ríos,
amaneciendo en lejanos levantes,
vuelve inocentes los dos albedríos.

¿Dónde estará la apariencia sabida?
¿Quién es quien surge? Salud, inmediato
siempre, palpable misterio: presida
forma tan clara a un candor de arrebato.

¿Es la hermosura quien tanto arrebata,
o en la terrible alegría se anega
todo el impulso estival? (¡Oh beata
furia del mar, esa ola no es ciega!)

Aun retozando se afanan las bocas,
inexorables a fuerza de ruego.
(Risas de Junio, por entre unas rocas,
turban el límpido azul con su juego.)

¿Yace en los brazos un ansia agresiva ?
Calladamente resiste el acorde.
(¡Cuánto silencio de mar allá arriba!
Nunca hay fragor que el cantil no me asorde.)

Y se encarnizan los dos violentos
en la ternura que los encadena.
(El regocijo de los elementos
torna y retorna a la última arena.)

Ya las rodillas, humildes aposta,
saben de un sol que al espíritu asalta.
(El horizonte en alturas de costa
llega a la sal de una brisa más alta.)

¡Felicidad! El alud de un favor
corre hasta el pie, que retuerce su celo.
(Cruje el azul. Sinuoso calor
va alabeando la curva del cielo.)

Gozo de ser: el amante se pasma.
¡Oh derrochado presente inaudito,
Oh realidad en raudal sin fantasma!
Todo es potencia de atónito grito.

Alrededor se consuma el verano.
Es un anillo la tarde amarilla.
Sin una nube desciende el cercano
cielo a este ardor. ¡Sobrehumana, la arcilla!

jorge_guillén_descontexto

Cima de la delicia

¡Cima de la delicia!
Todo en el aire es pájaro.
Se cierne lo inmediato
resuelto en lejanía.

¡Hueste de esbeltas fuerzas!
¡Qué alacridad de mozo
en el espacio airoso,
henchido de presencia!

El mundo tiene cándida
profundidad de espejo.
Las más claras distancias
sueñan lo verdadero.

¡Dulzura de los años
irreparables! ¡Bodas
tardías con la historia
que desamé a diario!

Mas, todavía más.
Hacia el sol, en volandas
la plenitud se escapa.
¡Ya sólo sé cantar!
las_cartas_de_amor_de_jorge_guillen_a_su_mujer_lo_mejor_que_hizo_en_su_vida_16f0e3ff8de797c719fb0c29d_g

Desnudo

Blancos, rosas… Azules casi en veta,
dos, mentales.
Puntos de luz latente dan señales
de una sombra secreta.
Pero el color, infiel a la penumbra,
se consolida en masa.
Yacente en el verano de la casa,
una forma se alumbra.
Claridad aguzada entre perfiles,
de tan puros tranquilos
que cortan y aniquilan con sus filos
las confusiones viles.
Desnuda está la carne. Su evidencia
se resuelve en reposo.
Monotonía justa: prodigioso
colmo de la presencia.
¡Plenitud inmediata, sin ambiente,
del cuerpo femenino!
Ningún primor: ni voz ni flor. ¿Destino?
Oh absoluto presente!

Igor Semenikhin,2

Dominio del recuerdo

Un recuerdo -pasado deleitoso-
me ataca y se apodera
tanto de mí que interna primavera
me somete a su acoso.

Aquel amor aun vibra
bajo el impulso de una imagen, mero
fantasma. Pido, quiero.
un imán se me impone fibra a fibra.

El espíritu invade mi existencia
con poder soberano.
Espíritu ya es cuerpo. ¿Quién presencia
tal fusión, tal arcano?

Amor, que fue tan fuerte
durante aquel minuto fenecido,
saliendo de su nido
mental en sensación se me convierte.

Mi memoria ya es carne, ya un placer
-soñado- resucita,
ya la verdad de mi vivir da cita.
¿Alma, cuerpo ? Mi ser.

vermont_1942_jorge_guillen_

Duermes. Mi mano toca sueño. Duermes…

Duermes. Mi mano toca sueño. Duermes.
Gozo de tu inocencia confiada,
de tu implícita forma en esa noche
que hace tan suya con amor la mano.

Te siento dormir sin verte,
serenísima, sagrada,
nunca imagen de la muerte,
y oponiéndote a la nada
triunfar como piedra inerte.

La delicada masa de tu sueño
se espesa junto a mí, sin paz nocturna,
que así convive con la invulnerable,
cuyo retorno al despertar es siempre
la súbita inmersión en nuestra dicha.

Sumido en un calor de dos, el sueño
relaja su clausura, casi abierta
dulcemente hacia el día aún isleño.
Calor, amor.
La historia tras la puerta.

English: The Azure Window near San Lawrenz, Go...
English: The Azure Window near San Lawrenz, Gozo. Deutsch: Der bekannte Felsbogen Azure Window nahe San Lawrenz, Gozo. (Photo credit: Wikipedia)

English: The Azure Window near San Lawrenz, Gozo. Deutsch: Der bekannte Felsbogen Azure Window nahe San Lawrenz, Gozo. (Photo credit: Wikipedia)

Related articles

HERMANN HESSE,VERSOS “EMBAUCADORES” PARA EL JOVEN ADOLESCENTE

0afc6bcaf6a2070b30b92a80afa0915b

HERMANN HESSE

00a53f60bd73b66c0653589a70ba3054

Información biográfica

Nombre:

       Hermann

Hesse

Lugar y fecha nacimiento:

Calw

      ,

Württemberg

      (

Alemania

      ), 2 de julio de 1877

Lugar y fecha defunción:

    Montagnola

        (Suiza), 9 de agosto de 1962 (85 años)

    4cd244fd9acefbebd77842b194084b9b

    Primeros empleos y nacimiento como escritor

    Comenzó como aprendiz de librero en Esslingen am Neckar, aprendizaje que abandonó tres días después. Luego trabajó como mecánico durante catorce meses en la fábrica de relojes Perrot en Calw : el monótono trabajo reforzó en él su deseo de volver a una actividad intelectual. En octubre de 1895 empezó una nueva experiencia como librero, en la librería Heckenhauer en Tubinga, a la que se consagró en cuerpo y alma. La parte principal del fondo literario era sobreteologíafilología y derecho. La tarea del aprendiz Hesse consistía en agrupar y archivar libros. Al terminar su jornada, continuaba enriqueciendo su cultura en solitario y los libros compensaban la ausencia de contactos sociales —«[…] con los libros tenía más y mejores relaciones»—. Hesse leyó escritos teológicos, después a Goethe, y más tarde a Lessing,Schiller y textos de la mitología griega. En 1896, su poema Madonna fue publicado en una revista vienesa.

    Fuente: http://es.wikipedia.org

    5ba988afe883ea7e8c1c11960838dd33

    En 1898 Hesse llegó a librero asistente y dispuso de un sueldo respetable, que le aseguró independencia económica. En esta época leía sobre todo obras de los románticos alemanes, especialmente de Clemens BrentanoJoseph von Eichendorff y Novalis. Siendo todavía librero, publicó en el otoño de 1898 su primer libro de poemas, Canciones románticas, y en el verano de 1899, Una hora después de la medianoche. Las dos obras fracasaron comercialmente. El editor Eugen Diederichs, sin embargo, estaba convencido del valor literario de la obra y veía estas publicaciones, desde el principio, como un estímulo para el joven autor, más que como un negocio.

    8ee108b37dce96348dc9599f03a6ad41

    A partir del otoño de 1899, Hesse trabajó en una librería de ocasión en Basilea. Sus padres tenían contactos con familias basilenses cultas por lo que un reino espiritual y artístico de lo más estimulante se abrió ante él. Al mismo tiempo, el paseante solitario que era Hesse encontró la ocasión de retirarse a su mundo interior gracias a las numerosas posibilidades de viajes y paseos, lo que sirvió a su búsqueda artística personal, desarrollando en él la aptitud de transcribir literariamente sus percepciones sensoriales. En 1900 se libró del servicio militar por sus problemas en la vista. Sus dificultades de visión duraron toda su vida, al igual que su neuralgia y sus migrañas.

    80fb5849494e4c7633ce77faa0a344ef

    Fuente: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

    SEIS POEMAS DE HESSE

    Letras

    En ocasiones solemos coger la pluma
    Y escribimos sobre una hoja en blanco,
    Signos que dicen esto y aquello: todos los conocen,
    Es un juego que tiene sus reglas.
    Si viniera, en cambio, algún salvaje o loco,
    Y, curioso observador, acercase sus ojos a
    Una de esas hojas con su campo rúnico,
    Otra imagen del mundo -extraña- ahí observaría.

    Acaso un salón de mágicos retratos;
    Vería la A y la B como un hombre o animal
    Moverse, como los ojos, cabellos y miembros,
    Allí pensativos, impulsados aquí por el instinto;
    Leería como en la nieve las huellas de las cornejas,
    Correría, reposaría, sufriría y volaría con ellas
    Y vería trasguear entre los signos negros, fijos,
    O deslizarse entre los breves trazos,
    De cualquier creación las posibilidades.

    Vería arder el amor, el dolor contraerse,
    Y se admiraría, reiría, lloraría, temblaría,
    Pues tras las mejillas de aquella escritura
    El mundo entero, con su ciego impulso,
    Pequeño se le antojaría, embrujado, exiliado
    Entre los signos que, con rígida marcha,
    Avanzan prisioneros y tanto se asemejan
    Que impulso vital y muerte, deseos y pesares,
    Fraternizan hasta hacerse indiscernibles

    Gritos de intolerable angustia lanzaría
    Finalmente el salvaje, atizaría el fuego y,
    Entre golpes de frente y letanías,
    La blanca hoja entregaría a las llamas.
    Luego, tal vez adormilado, sentiría
    Cómo ese no-mundo, ese espejismo
    Insoportable lentamente retorna
    A lo nunca-sido, al ningún-lado,
    Y suspiraría, sonreiría, sanaría.

    03781bb81b8d33cc9f0bcb60d2cd08d6

    Libros

    Ninguno de los libros de este mundo
    Te aportará la felicidad,
    Pero secretamente te devuelven
    A ti mismo.
    Allí está todo lo que necesitas,
    Sol, luna y estrellas,
    Pues la luz que reclamas
    Habita en tu interior.

    Ese saber que tú tanto buscaste
    Por bibliotecas resplandece
    Desde todas las lágrimas,
    Puesto que ese libro es tuyo ahora.

    Lobo estepario

    Yo, lobo estepario, troto y troto,
    La nieve cubre el mundo,
    El cuervo aletea desde el abedul,
    Pero nunca una liebre, nunca un ciervo.

    ¡Amo tanto a los ciervos!
    ¡Ah, si encontrase alguno!
    Lo apresaría entre mis dientes y mis patas,
    Eso es lo más hermoso que imagino.
    Para los afectivos tendría buen corazón,
    Devoraría hasta el fondo de sus tiernos perniles,
    Bebería hasta hartarme de su sangre rojiza,
    Y luego aullaría toda la noche, solitario.

    Hasta con una liebre me conformaría.
    El sabor de su cálida carne es tan dulce de noche.
    ¿Acaso todo, todo lo que pueda alegrar
    Una pizca la vida está lejos de mí?
    El pelo de mi cola tiene ya un color gris,
    Apenas puedo ver con cierta claridad,
    Y hace años que murió mi compañera.

    Ahora troto y sueño con ciervos,
    Troto y sueño con liebres,
    Oigo soplar el viento en noches invernales,
    Calmo con nieve mi garganta ardiente,
    Llevo al diablo hasta mi pobre alma.

    83eb28bbc42e4ee1e22be3e623c4829f

    Reflexión

    Divino es -y eterno- el Espíritu.
    Hacia él, cuya imagen e instrumento somos,
    Conduce nuestro camino, y es nuestro entrañable anhelo
    Llegar a ser como él, fulgurar con su luz.

    Mas del barro y mortales nacimos
    E inerte pesa en nosotros -criaturas- la gravedad.
    Aunque amor y cuidados maternales nos brinde natura,
    Y la tierra nos nutra y sea cuna y tumba,
    La paz no nos otorga;
    Paternal y próvida, deshace
    La chispa del Espíritu inmortal
    De natura el amoroso encanto:
    Hace hombre al niño, diluye la inocencia
    Y nos despierta a la lucha y la conciencia.

    Así, entre padre y madre,
    Así, entre cuerpo y espíritu,
    Vacila el hijo más frágil de la Creación:
    El hombre de alma temerosa, pero capaz de lo más
    Sublime: un amor más fiel y esperanzado.

    Arduo es su camino, la muerte y el pecado lo alimentan,
    Se extravía con frecuencia en las tinieblas
    Y más le valdría a veces no haber sido creado.
    Eternamente fulge, sin embargo,
    Sobre él su misión y su destino: la luz, el Espíritu.
    Y sentimos que es a él, desamparado,
    A quien ama el Eterno especialmente.
    Por ello nos es posible amar,
    Erráticos hermanos, aún en la discordia.

    Y ni condenas ni odios,
    Sino amor resignado
    Y amorosa paciencia
    Nos acercan a la meta sagrada.

    Siddharta (fragmento)

    Siddharta.- ¿Cuántos años crees que tiene el más anciano de los samanas, nuestro venerable profesor?
    Govinda.- Quizá tenga unos sesenta.
    Siddharta.- Tiene sesenta años y no ha llegado al nirvana. Tendrá setenta y ochenta años, como tú y yo los tendremos, y seguiremos con los ejercicios y ayunaremos y meditaremos. Pero nunca llegaremos al nirvana. Ni él, ni nosotros. Govinda, creo que seguramente ni uno de todos los samanas llegará al nirvana. Ni uno. Encontramos consuelo, alcanzamos la narcosis, aprendemos artes para engañarnos. Pero lo esencial, el camino de los caminos, éste no lo hallaremos.

    Coat of arms of Esslingen am NeckarCoat of arms of Esslingen am Neckar (Photo credit: Wikipedia)

    Vida de una flor

    Por la verde ronda de hojas ya se asoma
    Con temor infantil, y apenas mirar osa;
    Siente las ondas de luz que la cobijan,
    Y el azul incomprensible del cielo y del verano.
    Luz, viento y mariposas la cortejan; abre,
    Con la primera sonrisa, su ansioso corazón
    Hacia la vida, y aprende a entregarse,
    Como todo ser joven, a los sueños.

    Mas ahora ríe toda, arden sus colores
    Y en su cáliz asoma ya el dorado polen;
    Aprende a sentir el calor del mediodía
    Y, agotada, se inclina al lecho de hojas por la tarde.

    Labios de mujer madura con sus bordes,
    Donde las líneas tiemblan por la edad ya presentida.
    Cálida florece al fin su risa, en cuyo fondo
    Amarga caducidad y hastío anidan.

    Pero ya se ajan y reducen los pétalos,
    Ya cuelgan pesadamente sobre las semillas.
    Palidecen los colores como espectros: el gran
    Secreto envuelve ya a la moribunda.

    71534aec2e8188dfccbf68b341107366

    RELATED ARTICLES

    LA HORA PARA COMER

    "LO QUE MOJAS Y RECOJAS"

    "Naturaleza Rural"

    “NATURALEZA RURAL”

    Imbuido por el medio que imagino,
    intrinsecamente soy consciente,
    del tiempo en que el agua se derrama,
    después intuyo como corre
    fuera del abrebadero…
    Las dos bestias mansas
    grabadas en la memoria,
    tozudas y lentas beben…
    Son enormes,pesados
    pero son de un antepasado…
    Mi casa es rural “delicatesen”,
    como la de Hansel y Gretel.
    Obsesionado por escuchar
    una gota caer en la fuente..
    mi tono de voz es fuerte y alto,
    ronco,casi escalofriante….
    pues el ambiente,es triste y…
    no estoy sobrado y bien para ti…
    …rompo la ola ahora,
    para sentir dónde me encuentro,
    soy yo sobre todo,
    conspicuo es mi corazón,
    razón mía del regreso…
    algunas veces me acuerdo
    en la primavera
    que bagan los colores por el mundo,
    y saturados, descansos…
    me alejo de las mujeres,
    ya denodadas por el último beso,
    y sin lecturas mediáticas pasadas,
    el verano ya desciende
    en los pasos del eco,
    valle aquí y yo en la cima,
    creo y no me permito perturbar,
    esta naturaleza muerta,
    que hoy a parido uno más.

    Autor: José María Medina

    "BAILANDO CON LA PRIMAVERA"

    “BAILANDO CON LA PRIMAVERA”

    Dónde me aconsejas

    estar contigo

    aquí

    estoy

    tranquilo,

    sosegado,

    me acuerdo de tí

    y

    no puedo más

    tengo que verte

    veo que ha pasado el tiempo,

    mi cuerpo está cansado

    sobre la mesa y en la silla me recreo,

    presto atención a mi cuerpo,

    te conocí el verano pasado,

    te quiero igual,idénticamente…

    lapsus.

    Esta situación te leeré algún día

    cuando me digas algo o…

    alguien quiera inspirarse

    en el arte de amar….

    En tampoco tiempo,…

    se llenará de espinas mi cabeza

    de no tenerte cerca.

    Ya no hay espacio para el amor,

    los Estamentos están.

    Aunque saliera bien todo,

    nunca viviré contigo

    pues eso quedó claro

    y

    la vida no da mucho más.

    Halo del sol y de la luna…

    la experiencia me dice que esto es así.

    Dios me ha dado un aviso,

    esta vez me he librado…

    Pero dónde me aconsejas estar contigo,amor.

    Por que tu eres mi verdadera amiga,

    me salvaste y algún día dejaré de existir,

    así es la vida,

    Bravo.

    Autor del poema :José María Medina