Archivo de la etiqueta: oigo

PEÑA Y CAMPO

HIERROS REPUJADOS

DE LUCES Y SOMBRAS

"ESCAPARATES"

ZONA ROJA

"CANCIONES DE UNA GUERRA QUE NO EXISTIÓ"

English: pg 2 of Canciones Surianas.
English: pg 2 of Canciones Surianas. (Photo credit: Wikipedia)
JESUS MEDINA
JESUS MEDINA (Photo credit: JOSE-MARIA MORENO GARCIA = FOTOGRAFO HUMANISTA)

“CANCIONES DE UNA GUERRA QUE NO EXISTIÓ”

Canciones para la guerra…
quiero que tu oigas
sin causarte el dolor
de un guepardo herido
antes y en la Guerra…
…que busca la sombra
del árbol como él
raspando sus garras…
…¡¡Garfa que mató!!!
y se untó después de hundir
al enemigo en su propia piel,
le daba un aire romántico,
la sangre por fin
se lavó y quedó
acariciándose las patas
en el sentido extenso,lato.
Al acabar su comida
tan tranquilo como un gato
un escaramujo
le afeitaba los bigotes…
…Sus sendas madres
de corazón le ayudaron
una vez y otra vez más…
…como hacéis vosotras
mis amigas…
En ese centro de la selva
escondido me encuentro
ante la fiera,
fumo,café y trabajo.
…Y el guepardo negro,
aparece en la carretera
como un perro
que se te echa encima
como una losa,
que tarda más de cuarto de siglo
en desaparecer
como me ha pasado a mí,
esa piedra en la cabeza
de esa enfermedad,
que te aisla y…
puede acabar con cualquiera…
…Ya más sosegado
pero unívoco en esto,
solamente decir,
esas guerras tremebundas,
de donde surgen canciones,
jamás entendidas yo
ya no oigo
por lo que llevaban consigo…
…ya estoy en casa contento ya
pueblan felizmente estos animales la selva,
que nunca debimos dejar.
…en esta visión espectacular y…
sin marcha atrás…para todos…la vida.

Autor es: José María Medina Esteban

Como, house in old como
Como, house in old como (Photo credit: Wikipedia)

"Otro verano de calor"

“Otro Verano de calor”

Escribiendo bajo nubes de calor,
observo a unos pequeños extraterrestres,
que se multiplican en millones,
de células que viven en nuestro interior,
y de repente el miedo al peligro,
a mi espalda el ruido inesperado,
desbarató mi paso mielítico,
ya no había vuelta atrás,
el hombre de las dos cabezas,
me hizo el juego de ver o no ver,
del hola y del adios…
por poco caí estrepitoso,
y empecé a programarme de nuevo…
….Me gustaba la luz azul,blanca,suave,…
que puse en el invierno
hoy es amarilla y el cristal es verde…
…El año pasado ladraban los perros,
este año no los he visto,
al otro lado del muro,sólo un caballo
se dejaba ver entre los claros del follaje.
…durante unos segundos…
…..volví al pasado mío solitario…
pero han pasado tantos años,
que ya no me siento en esa situación,
denigrado por todos…
…era una simple imaginación sofocada…
…Hoy una noche de verano
la luna apela con nubes
que vemos sobre su rostro,
y creo en noches más frescas y ricas…
…la luna salió y la busqué enseguida,
amancillada y desubicada
estaba presente en mí,
en cualquier hora del día
desde que me centré a su ser,…
en una ventana central de ojo de buey,
la ví colocándose y volviéndose mágica….
en la techura de la nave seguía lo oscuro,
el recuerdo de las mujeres no me agrada pero…
me hicieron sentir tanto algunas,
hoy ya no quiero a ninguna…
…La luna está siempre ahí,
diciéndome que yo soy,
el que quiero ser…
desde pequeño no cambio,
aunque mire al cielo,
me siento igual,
siempre surge el manto
de la esperanza y el azul
aunque a veces oigo el llanto
de algunos pequeños seres de otro
mundo con unas lunas negras y blancas.

José María Medina