Archivo de la etiqueta: universal 2

“Una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.”

 

Español: Jorge Luis Borges
Español: Jorge Luis Borges (Photo credit: Wikipedia)

 

Español: Jorge Luis Borges (Photo credit: Wiki

JORGE LUIS BORGES

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento universales y que ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo.1

Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX. Ontologías fantásticas, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados son parte del inmenso paisaje que las obras de Borges ofrecen tanto a los estudiosos como al lector casual. Y sobre todas las cosas, la filosofía, concebida como perplejidad, el pensamiento como conjetura, y la poesía, la forma suprema de la racionalidad. Siendo un literato puro pero, paradójicamente, preferido por los semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece —a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía— una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.2

Jorge Luis Borges plaque - rue des Beaux Arts,...Jorge Luis Borges plaque – rue des Beaux Arts, Paris 6 (Photo credit: Monceau)

Ciego desde los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura3 4 al que fue candidato durante casi treinta años.

Fuente: es.wikipedia.org

Español: Emir Rodríguez Monegal con Borges, Bu...
Español: Emir Rodríguez Monegal con Borges, Buenos Aires 1984 (Photo credit: Wikipedia)

Español: Emir Rodríguez Monegal con Borges, Buenos Aires 1984 (Photo credit: Wikipedia)

Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero, es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja, es la inocente voluntad de toda biografía.

J.L.Borges5
Jorge_Luis_Borges_Color

El instante

      ¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
      De espadas que los tártaros soñaron,
      Dónde los fuertes muros que allanaron,
      Dónde el árbol de Adán y el otro leño?

El presente

      está solo. La memoria
      Erige el tiempo. Sucesión y engaño
      Es la rutina del reloj. El año
      No es menos vano que la vana historia.
      Entre el alba y la noche hay un abismo
      De agonías, de luces, de cuidados;
      El rostro que se mira en los gastados
      Espejos de la noche no es el mismo.
      El hoy fugaz es tenue y es eterno;
      Otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.
Calle Nicaragua to 4750 (between Borges and Gu...Calle Nicaragua to 4750 (between Borges and Gurruchaga), Buenos Aires, Argentina. Waiting for Tram activation (Photo credit: Wikipedia)

El remordimiento

      He cometido el peor de los pecados
      Que un hombre puede cometer. No he sido
      Feliz. Que los glaciares del olvido
      Me arrastren y me pierdan, despiadados.
      Mis padres me engendraron para el juego
      Arriesgado y hermoso de la vida,
      Para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
      Los defraudé. No fui feliz. Cumplida
      No fue su joven voluntad. Mi mente
      Se aplicó a las simétricas porfías
      Del arte, que entreteje naderías.
      Me legaron valor. No fui valiente.
      No me abandona. Siempre está a mi lado
      La sombra de haber sido un desdichado.
Jorge Luis Borges in Cimetière des RoisJorge Luis Borges in Cimetière des Rois (Photo credit: cometstarmoon)

El sueño

      Si el sueño fuera (como dicen) una
      Tregua, un puro reposo de la mente,
      ¿Por qué si te despiertan bruscamente,
      Sientes que te han robado una fortuna?
      ¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
      Nos despoja de un don inconcebible,
      Tan íntimo que sólo es traducible
      En un sopor que la vigilia dora
      De sueños, que bien pueden ser reflejos
      Truncos de los tesoros de la sombra,
      De un orbe intemporal que no se nombra
      Y que el día deforma en sus espejos.
      ¿Quién serás esta noche en el oscuro
      Sueño, del otro lado de su muro?
Willis Barnstone (right) with Jorge Luis Borge...
Willis Barnstone (right) with Jorge Luis Borges on an ordinary evening in Buenos Aires, 1975 . (Photo credit: Wikipedia)

Willis Barnstone (right) with Jorge Luis Borges on an ordinary evening in Buenos Aires, 1975 . (Photo credit: Wikipedia)

El suicida

      No quedará en la noche una estrella.
      No quedará la noche.
      Moriré y conmigo la suma
      Del intolerable universo.
      Borraré las pirámides, las medallas,
      Los continentes y las caras.
      Borraré la acumulación del pasado.
      Haré polvo la historia, polvo el polvo.
      Estoy mirando el último poniente.
      Oigo el último pájaro.
      Lego la nada a nadie.
Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luis Borges (Photo credit: Wikipedia)

España

      Más allá de los símbolos,
      Más allá de la pompa y la ceniza de los aniversarios,
      Más allá de la aberración del gramático
      Que ve en la historia del hidalgo
      Que soñaba ser don Quijote y al fin lo fue,
      No una amistad y una alegría
      Sino un herbario de arcaísmos y un refranero,
      Estás, España silenciosa, en nosotros.
      España del bisonte, que moriría
      Por el hierro o el rifle,
      En las praderas del ocaso, en Montana,
      España donde Ulises descendió a la Casa de Hades,
      España del íbero, del celta, del cartaginés, y de Roma,
      España de los duros visigodos,
      De estirpe escandinava,
      Que deletrearon y olvidaron la escritura de Ulfilas,
      Pastor de pueblos,
      España del Islam, de la cábala
      Y de la Noche Oscura del Alma,
      España de los inquisidores,
      Que padecieron el destino de ser verdugos
      Y hubieran podido ser mártires,
      España de la larga aventura
      Que descifró los mares y redujo crueles imperios
      Y que prosigue aquí, en Buenos Aires,
      En este atardecer del mes de julio de 1964,
      España de la otra guitarra, la desgarrada,
      No la humilde, la nuestra,
      España de los patios,
      España de la piedra piadosa de catedrales y santuarios,
      España de la hombría de bien y de la caudalosa amistad,
      España del inútil coraje,
      Podemos profesar otros amores,
      Podemos olvidarte
      Como olvidamos nuestro propio pasado,
      Porque inseparablemente estás en nosotros,
      En los íntimos hábitos de la sangre,
      En los Acevedo y los Suárez de mi linaje,
      España,
      Madre de ríos y de espadas y de multiplicadas generaciones,
      Incesante y fatal.
Jorge Luís Borges 1951
Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Related articles

EL GOLEM Y ELOGIO DE LA SOMBRA,POEMAS DE JORGE LUIS BORGES

BORGES,JORGE LUIS

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de laliteratura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento universales y que ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo.1

Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX. Ontologías fantásticas, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados son parte del inmenso paisaje que las obras de Borges ofrecen tanto a los estudiosos como al lector casual. Y sobre todas las cosas, la filosofía, concebida como perplejidad, el pensamiento como conjetura, y la poesía, la forma suprema de la racionalidad. Siendo un literato puro pero, paradójicamente, preferido por los semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece —a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía— una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.2

Ciego a los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura3 4 al que fue candidato durante casi treinta años.

«Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero, es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja, es la inocente voluntad de toda biografía.» J.L.Borges5

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Luis_Borges

Elogio de la sombra

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.

El Golem

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de la Letras, del Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explicaba el universo:
Esto es mi pie; esto el tuyo; esto la soga
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ¿Cómo (se dijo)
pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?

¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?

En la hora de la angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?

BIOGRAFÍA

Primeros años

Borges consideraba que había heredado dos tradiciones de sus antepasados: una militar y otra literaria. Su árbol genealógico lo entronca con ilustres familias argentinas de estirpe criolla y anglosajona, como también portuguesa. Desciende de varios militares que tomaron parte activa en la Independencia Argentina, como Francisco Narciso de Laprida, que presidió el Congreso de Tucumán y firmó el Acta de la IndependenciaFrancisco Borges Lafinur —su abuelo paterno— fue un coronel uruguayo; Edward Young Haslam —su bisabuelo paterno— fue un poeta romántico que editó uno de los primeros periódicos ingleses del Río de Plata, el Southern Cross;Manuel Isidoro Suárez —su bisabuelo materno— fue un coronel que luchó en las guerras de la Independencia; Juan Crisóstomo Lafinur—su tío abuelo paterno— fue un poeta argentino autor de composiciones románticas y patrióticas y profesor de Filosofía; Isidoro de Acevedo Laprida —su abuelo materno— fue un militar que luchó contra Juan Manuel de Rosas.6

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/06/06/el-golem-y-elogio-de-la-sombra-poemas-de-jorge-luis-borges/

Su padre, Jorge Guillermo Borges, fue un abogado argentino, nacido en la provincia de Entre Ríos, que se dedicó a impartir clases depsicología. Era un ávido lector y tenía aspiraciones literarias que concretó en una novela, El caudillo, y algunos poemas; además tradujo a Omar Jayyam de la versión inglesa de Edward Fitzgerald.

Para 1970, Jorge Luis Borges recordaba con estas palabras a su padre: «Él me reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música».7 Su madre, Leonor Acevedo Suárez, era uruguaya. Aprendió inglés de su marido y tradujo varias obras de esa lengua al español. La familia de su padre tenía orígenes españolesportugueses e ingleses; la de su madre, españoles y posiblemente portugueses. En su casa se hablaba tanto en español como en inglés.8